La Policía incauta un enorme alijo al inspeccionar los autobuses de los aficionados que se desplazaban a Santiago a ver a su selección.

La Policía colombiana se ha incautado de 575 kilos de cocaína encontrados en dos autobuses de seguidores colombianos que se desplazaban a Santiago para presenciar el Chile-Colombia, partido de clasificación para el Mundial 2018 que tendrá lugar este viernes.

Los dos autobuses, que salieron de Cali, fueron retenidos en Taminango , una localidad colombiana cercana a la frontera con Eucador. En el registro se encontraron 575 kilos de cocaína escondida en los bajos de los vehículos y en la parte inferior de los asientos.

Tras la aparición de la droga fueron detenidos los dos conductores de los autobuses, mientras que el grupo de aficionados tuvieron que buscar un nuevo transporte para continuar su viaje a Chile.