Por Fabiola González.

En el Sur del país, la pesca es la actividad característica de la ciudad ya sea comercial o deportiva, quienes se dedican a esto se iniciaron con la práctica de supervivencia y hoy con el turismo se les presenta las condiciones más rentables ofreciendo sus servicios de baqueanos a los visitantes que abonan desde 130.000 a 300.000Gs por día para el viaje en lanchas.

Carmelo6

Aseguran algunos pescadores que se respeta la veda y que no afecta económicamente.
“Con el subsidio del gobierno y los ahorros del año se puede vivir bien” mencionan, es un momento de descanso oportuno para capacitarse con lo que solicita el mercado actualmente, el trabajo de guía turístico. “Algunos no tuvimos la oportunidad de estudiar y esta es la manera de ser profesionales en lo que hacemos” refiere uno de ellos. “Nos visitan muchos pescadores de distintos puntos del país pero los más interesados en las variedades de las especies de acá (Dorado, Surubí, Pacu, Pirá Pytá, Boga, Sábalo, Salmón, Armado, Manguruyú) son los extranjeros ( brasileros)” señalan.

Temporada alta en Ayolas, la Semana Santa. “Aunque podemos recibirlos todo el año con mucho gusto” acota un empresario del sector gastronómico, “si bien el menú incluye mucho pescado también hacemos las más ricas comidas típicas y el asado más rico se cocina con la carne del ganado de Misiones” expresó.

Ayolas4

La ciudad es muy tranquila casi no se registran asaltos, limpia y con mucha vegetación, los pobladores más jóvenes sin mucha opción para la distracción ocupan su tiempo estudiando, las mujeres se dedican a la artesanía mientras que otros profesionales cumplen distintas funciones en la EBY.

Ayolas5

“Ayolas es hermosa aunque también necesitamos que se mejoren algunas condiciones confiamos en lo que será la gestión del nuevo intendente, esperamos se priorice el transporte público y los caminos en el área rural” mencionó una pobladora.

Ayolas3

Además del hotel tradicional con una imponente vista donde la atención al cliente es como a un amigo están las posadas para hospedarse, el trato de las encargadas es tan cálido que es cual si fuera una visita a familiares. Lo que más atrae es el agua.