Uno de los abogados confirmó que el diagnostico dado no se ajustó a la realidad.

El abogado Rafael Fernández, confirmó que denunciarán al médico forense de la Corte, Francisco Molinas, quien en menos de 10 minutos certificó que el acusado Aurelio Sosa podría morir en 48 horas, por una afección cardíaca para evitar el juicio oral y público, y fue separado de la causa y sin embargo, se le veía en excelentes condiciones por tribunales.

El objetivo de la denuncia es evitar que los acusados de hechos graves ya no obtengan impunidad valiéndose de órganos de la justicia.