Luis Benítez, intendente de la ciudad de la ciudad de Pilar, explicó que la nueva crecida del Río Paraguay obligó a cerras las compuertas, agregando que deben sacar con moto-bombas las aguas que se acumulan producto de las lluvias.

La ciudad cuenta con 13 estaciones de bombeo que estarán drenando el agua de las precipitaciones, como medida de contingencia para este tipo de eventos. El jefe comunal explicó además que están en alerta roja en la capital de Ñeembucú y si bien, en promedio sube el nivel de las aguas alcanza 12 centímetros por día, este lunes avanzó unos 15 centímetros.

Actualmente, el nivel de las agua llegaron a los 7,60 metros, a tan sólo 40 centímetros de encender la alerta amarilla y temen que en los próximos días se encienda la alerta roja como se alcanzó en 2.014, cuando las aguas superaron los 9 metros.

Escucha la nota:
https://soundcloud.com/780-am/luis-benitez-3