Por RFI
Los líderes de China y Taiwán protagonizarán este fin de semana en Singapur un encuentro histórico, reuniéndose el sábado próximo por primera vez desde el fin de la guerra civil en 1949. Una cita sensible que tiene lugar en plena carrera electoral para Taiwán y de la que podría salir una hoja de ruta para nuevas relaciones entre ambas capitales.

Ma Ying -Jeou, el presidente taiwanés, y su homólogo Xi Jinping plasmarán una imagen histórica en Singapur, aunque por el momento la agencia de noticias china Xinhua ha indicado que “ambas partes intercambiarán opiniones sobre la manera de promover el desarrollo de las relaciones pacíficas entre las dos orillas del estrecho”. El portavoz del presidente taiwanés Charles Chen ha prevenido que no se firmará ningún acuerdo ni tampoco será difundido un comunicado común.

Taipéi y Pekín ya firmarón en 2010 un acuerdo marco de cooperacion económica que despierta inquietudes entre muchos taiwaneses, temerosos de que su industria y su agricultura sean dominadas por el gigante chino.

Pekín continúa considerando la isla como parte integrante de su territorio y recientemente rechazó la candidatura de Taiwán al nuevo Banco Asiático de Inversión.

Ma Ying- Jeou dejará su cargo al año próximo, mientras la candidata del Partido Progresista, principal partido de oposición y favorita para suceder a Ma en enero próximo, se ha declarado favorable a mantener el status quo con Pekín, postura difícil de mantener si el gigante asiático persiste en su voluntad de acercamiento. Estados Unidos por su parte si bien se ha felicitado por la inciativa ha reaccionado con cautela frente a la noticia.