Fuera de servicio ayer no se debió a brazos caídos de funcionarios de ANDE.

El Ingeniero Aniano Esquivel, jefe de distribución del ente, aclaró que todas las horas extras para personal de mantenimiento están siendo honradas, por tanto los problemas de tres alimentadores ayer no tuvo que ver con negligencia de parte de los trabajadores.

Esquivel explicó que hubo sobre exigencia en muchos circuitos a raíz del extremo calor y esos se averiaron y a eso se suma que tras la última tormenta no lograron aún reparar algunos centros de distribución. El Ingeniero sostuvo que todavía no se registró el pico máximo de utilización de energía en el año.

Tras el temporal que azotó ayer varias zonas del país, según el informe de la institución, entre las 16:40 y las 21:40 del lunes, 22 alimentadores de 23.000 voltios salieron fuera de servicio afectando a 10 Centros de Distribución y dejando sin energía a 66.000 clientes de Asunción y el área metropolitana. Antes de la tormenta ya habían salido de servicio tres alimentadores.