MILAN (AP) — Tras su exitosa salida a bolsa en Wall Street, la fabricante de autos deportivos Ferrari hizo lo propio en Milán para dar comienzo a una nueva era como empresa independiente, libre de las asociaciones de mercado masivo de su antigua matriz, Fiat Chrysler.

La automotriz conocida por sus bólidos de Fórmula 1 y sus codiciados autos rojos comenzó a cotizar el lunes por la mañana, el primer día de operaciones del año, a 43 euros (47 dólares) bajo la denominación RACE. Las acciones cayeron a 41,75 euros en un mercado a la baja, se vieron suspendidas brevemente y después subieron a 41,90 euros.

Ferrari salió a bolsa en Nueva York en octubre. Cuando cerró en NYSE el último día de 2015, el precio de sus acciones era de 48 dólares (unos 44 euros).

La nueva empresa, que completa su separación de Fiat Chrysler Automobiles SpA, está controlada por Exor SpA, la firma de inversión de la familia Agnelli, que también controla Fiat Chrysler, con una participación del 23,5%, y por Piero Ferrari, hijo del fundador Enzo Ferrari, que conserva una participación del 10%.

“Con la salida a bolsa se abrió un nuevo capítulo” para Ferrari, dijo su presidente, Sergio Marchionne, que también dirige Fiat Chrysler Automobiles. Marchionne describió el paso como “un nuevo umbral, una nueva línea de salida” para la prestigiosa marca.