El organismo internacional pronosticó que la recesión en la región se prolongará un año más. Prevé que la economía del país gobernado por Dilma Rousseff perderá 3,5 por ciento. Las perspectivas para 2017.

La región compuesta por América Latina y el Caribe se contraerá en 2016 un 0,3%, lo que supone el segundo descenso consecutivo, algo que no ocurría desde 1983-1983, advirtió el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su último informe.

La razón de esta caída, según el organismo, no admite demasiadas interpretaciones: la recesión en Brasil arrastrará a la región a la baja. Ocurre que el gigante sudamericano caerá un 3,5%, según los pronósticos, luego de una baja del 3,8% en 2015. Ni siquiera el alza del 2,6% proyectado para México –que en 2017 crecerá un 2,9%–, otro gran mercado del continente, logrará compensar la crisis económica y política que sufre el gobierno de Dilma Rousseff.

Los nuevos cálculos del FMI reducen 1,1 puntos porcentuales su evaluación de octubre para la economía latinoamericana, el mayor recorte regional de la actualización del informe de “Perspectivas Económicas Globales”; y prevé también un alza para 2017 del 1,6%, siete décimas menos de lo estimado previamente.La primera economía regional volvió a recibir un contundente recorte en sus previsiones, con una contracción estimada para este año del 3,5% (2,5 puntos porcentuales más que lo estimado en octubre) y de 0% para el próximo (2,3 puntos porcentuales menos que hace cuatro meses).

INFOBAE