Jacinto Raúl Peña Silva, Intendente Municipal de Emboscada, fue imputado por la supuesta comisión del hecho punible de procesamiento ilícito de desechos. El jefe comunal liberal se expone a una pena privativa de libertad de hasta 5 años o multa.

La imputación fue presentada por la fiscal Sara Torres y se efectuó tras el hallazgo de pozos supuestamente rellenados con residuos domiciliarios y hospitalarios, sin ningún criterio técnico ni ambiental.

El terreno se encuentra ubicado en la Cuarta Compañía Kokué Guasú, del barrio Cacheta Kué de la ciudad de Emboscada, departamento de Cordillera; y figura como propiedad de Pánfilo Riveros.

El acta de imputación fiscal revela que en el terreno de una hectárea, anteriormente funcionaba una cantera, pero en la actualidad serviría para un depósito de los desechos mencionados. En tanto que el intendente Peña figura como arrendatario de la propiedad a través de un contrato con Riveros, propietario del predio.

La agente del Ministerio Público constató in situ las irregularidades mencionadas en la propiedad en compañía de funcionarios su Unidad, el técnico de la Dirección Especializada de Delitos Ambientales del Ministerio Público, y funcionarios de la Secretaría del Ambiente.