El gobernador de Ñeembucú, Carlos Silva, indicó que la inclemencia alcanzó a las localidades de Villalbin, Cerrito, Mayor Martínez y Desmochados en la zona sur este, pero por suerte no hubo vientos fuertes y se descartan daños materiales.

El nivel de agua caída llegó a 80 milímetros, pero lo que sí preocupa es una eventual crecida del río por encima del nivel normal, que sí afectaría a las zonas bajas del departamento.

Ante esa situación tendría que preverse el traslado de animales vacunos a zonas más altas. En caso de necesidad, están en contacto permanente con la Secretaría de Emergencia Nacional para pedir asistencia.