Los damnificados pasaron la Navidad prácticamente a la intemperie, en improvisados refugios de madera que han tenido que construir ellos mismos en calles y plazas.

Ya son más de 100 mil las personas desplazadas por la crecida del río Paraguay, la mayoría de ellas de los barrios más humildes de Asunción. La cifra obedece al último recuento del departamento de Emergencia y Desastres de la Municipalidad de Asunción, que colabora en las labores de evacuación con la Secretaria de Emergencia Nacional (SEN).

El número de evacuados va creciendo a medida que sube la altura del río, que en las últimas horas alcanzó la cota histórica de los últimos 20 años, los 7,71 metros. La altura supera los 7,50 metros que iba a alcanzar el río esta Navidad, según la SEN.

La situación de los damnificados se complicó debido al temporal de viento y lluvia que azotó Asunción y Central, y que causó la muerte de cuatro personas, después de que dos árboles cayeran sobre los dos vehículos en que viajaban las víctimas.

El temporal provocó riadas, cortes de luz en gran parte de Asunción y daños en muchos de los cerca de 100 refugios que dan techo a los desplazados.

De esta manera, mientras que los centros comerciales del centro de Asunción estaban llenos de gente haciendo compras de última hora, solo unas calles más abajo, en dirección a la bahía, miles de familias solo pensaban en rescatar sus enseres de sus casas inundadas. O en cómo pasar otra jornada de tormenta como la de este jueves sin que todo su refugio se vuelva a empapar.

Y es que Asunción vuelve a vivir una situación de emergencia humana ya repetida, puesto que el año pasado el río actúo de la misma manera, desplazando a 85.000 personas en la capital y a más de 200.000 en todo el país.

Precisamente, unos 10.000 de esos evacuados siguen en los refugios asuncenos desde aquella crecida.

Fuente: INFOBAE
Foto: AFP