Microsoft ha anunciado que el martes 12 de enero dejará de dar soporte a las versiones 8, 9 y 10 de Internet Explorer. Seguir usando estas versiones somete a vulnerabilidades futuras a sus usuarios.

Es oficial, Microsoft ya no creará nuevas actualizaciones de seguridad para el navegador, lo que pondrá en peligro la privacidad de los usuarios y la integridad de los ordenadores en los que se sigan utilizando. La compañía ha enviado un comunicado en el que recomienda que las personas que todavía hacen uso de esas versiones de Internet Explorer instalen cuanto antes la versión 11 del navegador para mantener sus datos más seguros.

Además, Microsoft adelantó que ya no realizará más correcciones de compatibilidad y dejará de dar soporte técnico para esas versiones del navegador en Windows 7, Windows 8.1 y Windows 10. Microsoft recomienda usar Edge, el navegador con el que pretende plantar cara a Mozilla Firefox y Google Chrome.

La noticia agrada a los desarrolladores, ya que no tendrán que preocuparse por adaptar sus programas a los viejos navegadores, algo que siempre conlleva mucho trabajo extra, no siempre rentable y con dificultades. La actualización a Internet Explorer 11 es automática para los usuarios domésticos, quienes deberían contar ya con esta versión. De no ser así, solo tienen que actualizar desde el panel de control. Aun así, Microsoft recomienda especialmente Edge, el navegador con el que pretende plantar cara a Firefox y Chrome, que durante los últimos años no han parado de comerle terreno.

Para las empresas que dependen de las versiones que quedarán sin soporte, la compañía ha facilitado una serie de herramientas. Sin embargo, la compañía recomienda actualizar a Internet Explorer 11.

Fuente: www.thenextweb.com