Últimos golpes a la mafia de la droga y filtración de dato, fueron determinantes para emboscada trágica.

Para el Ministro del Interior Francisco De Vargas, los dos policías abatidos en la emboscada, ya participaron en importantes incautaciones de marihuana que causaron perjuicios a los narcotraficantes, por tanto no puede descartar que sea un acto de venganza. Este tipo de acciones de parte de la policía tienen un fuerte contragolpe de parte de los financistas de la droga. “Para mí se debe tomar como una declaración de guerra”, agregó.

El Ministro sostuvo que hay que ser prudentes a la hora de manejar informaciones de inteligencia, pues a veces se filtran datos y al final la contrainteligencia se utiliza para atacar a la policía. Una de las bajas de parte de los malvivientes es un conocido narco con frondosos antecedentes.