La flamante jefa de la cartera de Justicia, Carla Bacigalupo, afirmó que existen varios desafíos a realizar en su gestión.

El problema principal es erradicar la corrupción existente en las cárceles del país, permiten la creación de privilegios a presos, mayormente los acusados por narcotráfico, y cuentan con celdas VIP, y otra serie de accesos que no son otorgados a otros reos, los agentes son el pilar del sistema penitenciario, expresando que deben ser formados para hacer regir el orden en las penitenciarias. “En eso trabajaremos fuerte”, indicó Bacigalupo.

También habló sobre el hacinamiento del sistema penitenciario, según datos oficiales, la cárcel de Tacumbú, la mayor del país y situada en Asunción, tiene 2.700 internos, una cifra “bastante manejable” según la ministra, aunque se espera que se pueda reducir su población hasta los 2.000 reclusos.

Por su parte, en Ciudad del Este (330 kilómetros al este de la capital) la población carcelaria está en más de 1.000 personas, y la idea es reducir el número hasta casi la mitad, según la ministra.

Es por eso que se buscará concretar los proyectos de construcción de nuevas cárceles, el mejoramiento del sistema de justicia e integrar a los órganos de justicia.