El Monseñor Claudio Giménez, durante su homilía en la misa central por las festividades de la Inmaculada Concepción de María, destacó que existe una necesidad de poner en práctica las obras de misericordia.
Al iniciar su sermón, el prelado se refirió a su próximo retiro como máxima autoridad de la Diócesis y afirmó que “en la Iglesia no existe la reelección”, haciendo clara alusión a la posible búsqueda de reelección a las autoridades.
Habló también las obras que no son misericordiosas y que son discriminativas como la violencia, los abortos, la deshonestidad y la corrupción, que son fruto de la desobediencia.
“La obediencia es signo de humildad, en cambio la desobediencia expresa soberbia”, sostuvo Giménez.
Criticó la actitud de ciertos candidatos políticos durante la campaña electoral, quienes fueron inmisericordes a la hora de referirse a sus adversarios políticos. “Denigrar o acusar al otro para ganar elecciones ya no cae simpático a nadie”, resaltó.
El religioso aprovechó también para reprochar el proyecto de Ley contra toda discriminación que pretenden promulgar en el Congreso y agradeció a aquellas empresas e instituciones estatales que se encargan de brindar techo y trabajo a los más necesitados.
No mencionó a los secuestrados por el EPP, sin embargo aludió que Dios rechaza la violencia como ocurrió en Francia y lo que acontece en el Norte del país.
Finalmente recordó y dio gracias a todas esas personas que aportaron para la venida del Papa éste año y agregó sobró dinero que fueron donados a los niños de Siria, una parte y otra a los niños enfermos de nuestro país.

https://soundcloud.com/780-am/homilia-mons-claudio-gimenez-completo