Así lo expresó la Senadora Mirtha Gusinky, madre de Cecilia Cubas, secuestrada por un grupo armado en septiembre del 2004 y encontrada sin vida el 16 de febrero del 2005.

Gusinky reflexionó sobre la muerte del condenado a 35 años de prisión por el crimen de su hija, atribuyendo su sorpresivo deceso a la “justicia divina”, agregando que su lucha llegó hasta el término de los juicios y el “resto quedó en las manos de Dios, ante quien deberá rendir cuentas”, expresó.

La senadora colorada indicó que nunca tuvo dudas sobre las ideas y pensamientos de Osmar Martínez, como líder y cerebro del autodenominado grupo armado “Ejército del Pueblo Paraguayo” (EPP), sentenciando que Martínez tuvo la decisión de ordenar la muerte de Cecilia Cubas y fue protagonista importante en la estructura del EPP y siempre reivindicó la lucha armada.

Escucha la nota:
https://soundcloud.com/780-am/senadora-mirtha-gusinky