El Lic. Luis Fernando Ramírez, asesor de la Organización Juntos por la Educación, explicó que nuestro país no existe una institución que atienda a chicos que se destacan intelectualmente sobre el promedio normal.
Agregó que los chicos “superdotados” necesitan ser acompañados emocionalmente debido a que, muchas veces no se sienten aceptados en su entorno, tanto con los mayores, al no tener la misma edad que ellos y con los de su edad, por no encontrar ninguna dificultad en el sistema de enseñanza, entonces rápidamente caen en el aburrimiento.
“Adelantar y adelantar no siempre va a funcionar si no va acompañado del soporte emocional”, indicó.
El profesional sostuvo que uno de los desafíos es acompañar la cuestión emocional de los niños con aprendizaje adelantado, y lo ideal es permitir que desarrolle al máximo nivel su proceso de conocimiento, pero a la edad apropiada.
A nivel país solamente existe una institución que tiene un programa capaz de atender a los chicos genios, pero al tratarse de una iniciativa privada tampoco es de fácil acceso.
Ramírez lamentó que en el Paraguay no se le preste la importancia necesaria para que puedan desarrollar su talento. “Este es un país con mucho talento, y se lo desperdicia”, destacó finalmente.