Por Fabiola González.

Subí a su lancha y lo primero que hizo fue entregarme el chaleco salvavidas que llevaba puesto, me comentaba que conoce el río Paraná como nadie al momento de indicarme sus reglas para navegar. Un hombre de pocas palabras, oficio arriesgado, piel curtida por el sol de más de 10 horas diarias de trabajo, ojos que parecieran ver más de lo que puede mirar el resto.

Calcula el viento y observa las olas, traza mentalmente la ruta a ser utilizada. “El río está picado” lamenta y el semblante indica preocupación… no da más detalles y baja a registrar en el puesto de la armada los nombres de las personas a bordo.

Carmelo1

Iniciamos la travesía, en silencio. Pretendía romper el hielo y entablar una conversación con mi guía, planteo como tema el fútbol…. “no me gusta tu camiseta” le dije, “vamos por la cuarenta” me respondió y aumentó al máximo la velocidad de la embarcación, los primeros 5 minutos fueron de tensión, luego empecé a relajarme. Mientras observaba la costa del río recordaba que en Asunción se reunía el Congreso de la Nación, que Hacienda estimaba recortes para salud y que además existían localidades donde la población estaba dividida tras las elecciones municipales, me preguntaba si todo eso importaba a quienes vivían en las islas… a esas personas que no tenían necesidad de entrar al río porque el río ya estaba entrando a sus
casas.

Carmelo5

 

 

– ¿Capitán hace cuánto pilotas?
Y por lo menos….desde los 13 años, antes de eso aprendí a pescar y cuando era niño limpiaba los pescados en la orilla del río, se aprende de generación en generación eso acá, también me fui a vivir un tiempo en Asunción pero no es lo mismo, este es mi lugar y acá soy feliz.
– ¿Y cuál es tu actividad diaria?
Y por lo menos… cuando me preparo para la pesca, lo hago para varios días, no conviene ir y venir, ya cada uno sabe en que “zona” se pesca mejor, entonces lo que hacemos es montar nuestro campamento y cuándo tenemos los kilos de pescado que pidió el patrón volvemos a nuestras casas.
– ¿Son exigentes quienes contratan tus servicios de baqueano?
Y por lo menos… algunos te ofrecen mucho dinero porque los lleves a ciertos lugares como el vertedero de la represa porque ahí se concentran las mejores especies pero en una oportunidad ya fui testigo de cómo se arriesgaron tres tripulantes y nunca más se supo de ellos ni de su embarcación, el agua hay que respetar.

Carmelo3

Tras 50 minutos de viaje; ¿Carmelo, dónde estamos? – El agua es Paraguay me dijo, no necesité saber más.

Carmelo4