Debido a la crecida de los ríos, varias familias viven hacinadas, dando pie a la propagación de enfermedades veneras, además el incremento de embarazos y enfermedades de transmisión sexual (ETS).

El Dr. Luís Fleitas, director de la Décimo Octava Región Sanitaria, confirmó que en épocas de inundaciones en los refugios se registra un aumento entre el 25 a 30% de embarazos no deseados que afectan principalmente a menores de 14 a 16 años, sin excluir a otras edades.

Atribuyó a las condiciones precarias en la que duermen varias personas en una pieza; aumento del consumo de bebidas alcohólicas e inclusive de estupefacientes y el llamativo rechazo de la gente joven a los métodos anticonceptivos gratuitos que Salud Pública ofrece en los refugios.

Fleitas lamentó la falta de conciencia de muchas adolescentes que no dimensionan acerca de lo que realmente implica un embarazo, especialmente en las condiciones precarias en las que se encuentran en los albergues. “Las condiciones no son adecuadas ni para las madres embarazadas ni para sus futuros hijos”, precisó.